TERAPIAS

Electrocardiografia

electrocardiografia

Streching

stretching

Acupuntura

acupuntura

Quiromasaje terapéutico

quiroterapeutico

Ozonoterapia

ozonoterapia

Termoterapia

termoterapia

Electroterapia

electroterapia

Quiromasaje deportivo

quirodeportivo

Quiropraxia

Quiropraxia

Cinesiterapia

cinesiterapia

Radiodiagnostico

radiodiagnostico

Gimnasia de rehabilitación

rehabilitacion

Drenaje linfático

drenajelinfatico

Junto al notable aumento de la prevalencia de la obesidad en los países desarrollados, aparece un incremento paralelo de las enfermedades crónicas asociadas. La morbilidad secundaria al sobrepeso y la obesidad incluye, además de diabetes tipo 2, dislipidemia, hipertensión, enfermedad coronaria, enfermedad cerebro vascular, colelitiasis, osteoartritis, insuficiencia cardiaca, síndrome de apnea del sueño, alteraciones menstruales, esterilidad y alteraciones psicológicas, una mayor susceptibilidad a padecer algunos tipos de cáncer e infecciones, hay mayor riesgo de bacteriemia y una prolongación del tiempo de cicatrización de las heridas tras intervenciones quirúrgicas. Todo ello indica que la obesidad ejerce efectos negativos sobre los componentes del sistema inmune y su función.

Hasta hace relativamente poco tiempo, habíamos contemplado la obesidad de manera muy simplista. En general, se consideraba que ésta se producía como consecuencia de un aumento de la ingesta más allá de las necesidades, o de una actividad física inadecuada frente a una ingesta también inadecuada; esto es, como una alteración del balance energético en el que la energía ingerida era mayor que la requerida por el organismo.

Aunque diversos estudios han sugerido que hasta el 70% de la variabilidad del peso corporal puede atribuirse a factores genéticos (e.g., genes de la leptina y del receptor de leptina), éstos no pueden explicar el incremento de la prevalencia de la obesidad registrado en las últimas décadas. Así pues, el cambio en los hábitos dietéticos y la progresiva falta de ejercicio físico deben jugar un papel importante6. También se han postulado como factores causales la alteración de la regulación de la ingesta a largo plazo (memoria metabólica), la resistencia periférica a la insulina, la alteración de la regulación que ejerce el sistema nervioso central, a diferentes niveles cognitivos, sobre los mecanismos de control del peso corporal (comportamientos obsesivo-compulsivos), la disminución de la termogénesis inducida por la dieta (proteínas desacopladoras, UCP) e incluso infecciones virales.Por tanto, la obesidad es una enfermedad enormemente compleja en la que participan una serie de factores fisiológicos, metabólicos, genéticos, económicos, culturales, emocionales, etc.

Sabemos que existe una relación entre el índice de masa corporal (IMC) y tasa de mortalidad, y que ésta es siempre menor en la mujer que en el varón para un mismo IMC. Así, la mortalidad es muy baja cuando el IMC está entre 20 y 25, que sería el IMC óptimo; es baja cuando se sitúa entre 25 y 30, es decir, en una situación de ligero sobrepeso; se hace moderada por encima de 30-50, y es alta o muy alta cuando estamos ante una situación de obesidad mórbida.

La obesidad constituye un problema de salud pública relacionado con alta comorbilidad: hipertensión arterial, enfermedad cardiovascular, dislipidemia, diabetes tipo 2, síndrome metabólico, apnea del sueño, síndrome de hipoventilación, osteoartritis, infertilidad, enfermedad venosa de los miembros inferiores, reflujo gastroesofágico, incontinencia urinaria de esfuerzo, mayor susceptibilidad a padecer ciertos tipos de cánceres entre otras, cuya relación es directamente proporcional a la obesidad.

En la sociedad occidental existe el estigma de reconocer que la gente y, principalmente, las mujeres deben ser delgadas; el aspecto contrario es un signo de descuido personal. Con ello viene una actitud negativa que se traduce en discriminación para el obeso, en las oportunidades para conseguir empleo, aceptación en la escuela, menor apoyo de los padres, menores oportunidades para el matrimonio, entre otras. El estigma social supone que la mayoría de los pacientes obesos (aproximadamente el 62%) tengan trastornos depresivos.

Entonces nos queda claro por qué debemos adelgazar, restaurando un peso dentro de la normalidad vamos a controlar todos los parámetros negativos de la obesidad como son:corregir la presión arterial, disminuir la resistencia a la insulina, el riesgo de diabetes o controlar la misma, disminuir los lípidos sanguíneos y disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, mejorar el desempeño en actividades físicas, mejora del área afectiva, autoestima, motivación, relaciones sociales, laborales y proporcionar bienestar.

La clinica del Doctor Julio Rica, le ofrece tratamientos de Adelgazamiento, Dieta proteica, Sindrome Metabólico en Vigo.

 

Información de contacto

  • DR. JULIO RICA JELUSICH
  • C/ Zamora, 89 - 1º IZQ
  • 36211 VIGO (Pontevedra)
  • Teléfono y Fax: 986 425 818
  • Móvil 662121166
  • mail:  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Medicina fisica y rehabilitacion

Hidroterapia- Cinesiterapia- Termoterapia- Electroterapia- Ozonoterapia- Quiromasaje deportivo- Quiromasaje terapeutico- Quiropraxia Acupuntura- Homeopatia- Drenaje Linfático- Stretching- Rehabilitación- Electrocardiografía- Radiodiagnóstico

Nutrición, Adelgazamiento, Dieta proteica

Obesidad: Diagnóstico y tratamiento-Dieta proteica-Micronutrición-Sindrome Metabólico

Ozonoterapia

Tratamientos de Ozonoterapia
Socio de AEPROMO (Asociación Española de profesionales médicos en Ozonoterapia)